La Industria Alimentaria promueve la obesidad

La Industria Alimentaria culpable de promover malos hábitos

Numerosas organizaciones sanitarias internacionales han identificado a la industria alimentaria como causa evidente del fomento de malos hábitos alimentarios. Estos hábitos  no saludables repercuten en la toda la población y especialmente entre los mas jóvenes.

Se ha sido particularmente críticos con los mensajes publicitarios dirigidos a los niños. En ellos la industria promueve el consumo de alimentos altos en contenido graso, azúcar y sal.

Es una obviedad que la publicidad dirigida a los menores no tiene en cuenta sus necesidades nutricionales. Se considera  a los menores como un objetivo publicitario para mejorar las ventas por su influencia sobre sus padres a la hora de la elección de los alimentos.

Por otra parte en la Unión Europea existe legislación que regula la publicidad dirigida a los niños, pero de momento los gobiernos siguen aguardando a que la industria se auto-regule.

En este sentido la efectividad de las medidas de auto-regulación que la industria a adoptado en la prevención de la obesidad han sido objeto de investigación.
En el estudio que comentamos en este articulo se investigo si la auto-regulación voluntaria de la industria previene de forma efectiva la publicidad de los alimentos no adecuados dirigida a niños.

El programa EU pledge – La auto-regulación de la industria.

En el 2007 alguna de las principales compañías lideres de alimentación y bebidas firmaron el denominado EU Pledge. Inicialmente el objetivo fue un marketing hacia los niños mas responsable.
“Cambiaremos nuestro publicidad alimentaria hacia los niños.”

Concretamente afirmaron: "No publicitaremos productos a menores de 12 años excepto aquellos que completen unos determinados criterios". Esos criterios se  establecieron en el “EU Pledge Nutrition Criteria White Paper”.

Ese acuerdo lo firmaron muchas de la grandes multinacionales de la alimentación, algunas de las cuales nombramos mas adelante en este mismo articulo.

"No emitiremos comunicados relacionados con los productos a las escuelas primarias, excepto que se soliciten específicamente o de acuerdo con la administración escolar para fines educacionales". Fue otro de los compromisos.

Los firmante aplicaron el tratado en sus comerciales de TV, prensa e Internet. Posteriormente lo extendieron a la radio, el cine, los DVDs, el marketing directo, los lugares de colocación de sus productos, juegos interactivos y marketing por SMS.

Pero sin embargo los firmantes no aplicaron el acuerdo al diseño y empaquetado de sus productos. Tampoco a las actividades de marketing en los puntos de venta ni sobre las caricaturas creadas como mascotas para sus intereses publicitarios.

Independientemente de este acuerdo, a principios de 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) publico recomendaciones para restringir el marketing en alimentos dirigidos a los niños. Emitió un modelo del perfil nutricional que permitía catalogar los alimentos. De esa forma permitía/autorizaba solo la publicidad dirigida a los niños si el alimento publicitado cumplía determinados requerimiento de calidad.

Si comparamos ambos modelos; el EU Pledge y el de la OMS veremos que el primero es significativamente menos exigente que el segundo.

El estudio a que nos referimos investigo 281 productos con marketing directo a los niños. De ellos, el 89,7% no cumplía los criterios de la OMS, por lo que solo el 10,3% de esos productos podrían ser publicitado a niños.
Las compañías con los mayores porcentajes de alimentos ricos en grasas, azúcar y sal son las manufactureras de dulces, snacks, y refrescos. Todos sus productos (100%) no cumplen los criterios para publicitarlos a los niños. Concretamente:

Mondelez: 28 productos.Ferrero: 26 productos, PepsiCo: 20 productos, Intersnack: 11 productos, Mars: 9 productos, Coca-Cola: 8 productos. Danone y Nestle publicitaron incluso mas productos que las empresas anteriores a los niños de forma inadecuada. También entran en esta lista: Kellogg´s, Unilever, y las dos cadenas de comida rápida estudiadas: Burger King y McDonald´s.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES.

Los hallazgos claramente demuestran que las practicas de marketing de las compañías de alimentación contravienen absolutamente las recomendaciones de la OMS. También queda claro que el compromiso EU Pledge no esta siendo efectivo en la prevención del marketing de productos no saludables a los niños.

Los investigadores concluyen que los motivos por lo que este programa EU Pledge no funciona son:

  • Los criterios nutricionales del EU Pledge para clasificar a los productos son menos exigentes que los de la OMS.
  • El comité de adhesión voluntaria no establece restricciones en dos de los mas importantes aspectos de los canales de marketing: el diseño de los empaquetados y la publicidad en los puntos de venta.
  • El limite de edad por debajo de los 12 años es muy bajo. Debería aplicarse como mínimo a los jóvenes por debajo de 16 años.
  • Los comités de voluntarios adheridos solo alcanza una fracción de la industria alimentaria.

Numerosas industrias gigantescas no participan de este programa y mucho menos la industria de pequeños proveedores. Debería adoptarse una regulación por ley que obligue a todos los participantes de este mercado.

Original research: Food industry self-regulation scheme “EU Pledge” cannot prevent the marketing of unhealthy foods to children
Oliver Huizinga*, Michaela Kruse
Foodwatch e.V., Brunnenstraße 181, D-10119, Berlin, Germany.

Obesity Medicine 1 (2016)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *